Vicaría en Acción

Vicaría en Acción: Promoción y defensa de los Derechos Humanos
La Labor de la Vicaría de la Solidaridad se enfocó en dos grandes áreas, la defensa de los Derechos Humanos y la promoción de los mismos. Con el fin de optimizar el alcance y la atención de aquellas personas que fueron despojadas de sus derechos básicos, la labor fue organizada a través de distintos departamentos, cada uno con mayor o menor énfasis en ambos lineamientos. Así por ejemplo, la labor primordial de los departamentos Jurídico, Campesino y Laboral fue la defensa de los Derechos Humanos. Del mismo modo, la promoción y educación fue la guía de los departamentos de apoyo, de zonas, de coordinación nacional, de educación solidaria y de finanzas. En tanto que la defensa de los derechos, entre ellos el de la información, fue el norte del Departamento de la Revista Solidaridad. El trabajo de promoción solidaria en las organizaciones sociales se realizó a través de las distintas zonas pastorales de Santiago, donde se constituyeron equipos solidarios. Esta labor se coordinó desde el Departamento de Zonas de la Vicaría. La tarea de educación en Derechos Humanos tampoco estuvo ausente y se impulsó desde el Departamento de Educación Solidaria de esta institución. Años más tarde, ambos departamentos se fusionaron para continuar su labor.


Departamento Jurídico
Al Departamento Jurídico le correspondía la ejecución de las actividades y programas que, en el ámbito jurídico y judicial, permitieran la defensa y promoción de los derechos humanos encomendados por la Iglesia de Santiago a la Vicaría de la Solidaridad. Los criterios y características de la atención a las personas que solicitaban ayuda se basaban en la atención ante el requerimiento, atención solidaria y personalizada, atención sin discriminación política ni religiosa, atención gratuita, defensa con proyección histórica, estricto apego a la verdad y rigor profesional y científico.
Fueron protegidos los detenidos en virtud de los estados de excepción; se dio defensa judicial a los procesados por delitos políticos, ante tribunales civiles o militares; se atendió a los chilenos exiliados y relegados a localidades determinadas dentro del país; se formularon denuncias en favor de las víctimas de tortura y otros tratos crueles, de secuestros, de homicidios ejecutados por agentes del Estado y de detenciones seguidas de desaparecimiento. Como una forma complementaria de la defensa, se desarrolló crecientemente una actividad de denuncia pública. Es importante destacar que la rigurosidad de la Vicaría y de su Departamento Jurídico en la acción judicial, hizo posible que en Chile exista un archivo de millares de casos de violación a los derechos de las personas por parte de agentes del Estado, pudiendo aportar al país en la búsqueda de verdad, justicia y reparación, lo que hace la diferencia con otros países de América Latina.


Departamento Campesino
El Departamento Campesino funcionó entre 1976 y 1983. Sucesor de la Oficina Coordinadora de Asistencia Campesina, creada en el año 1974, por el Cardenal Raúl Silva Henríquez, con el fin de «paliar los problemas de desintegración social, marginalidad y pobreza, especialmente de los campesinos», continuó con su misión y para este fin implementó programas de capacitación, asistencia jurídica y técnica. El trabajo de este departamento contribuyó en el resurgimiento del movimiento sindical campesino, razón por la cual se decidió el cese de sus funciones el 30 de abril de 1983 (término del año agrícola en Chile) con el objeto de separar la institucionalidad propiamente gremial de la Iglesia como institución.









Departamento Laboral
El Departamento Laboral se inicia en el Comité de Cooperación para la Paz en Chile, funcionó hasta el año 1978, dando posteriormente origen a la Vicaría de Pastoral Obrera. Sus esfuerzos estuvieron destinados a proporcionar ayuda jurídica y asistencial a los trabajadores que estaban siendo despedidos injustamente y cuyos derechos eran vulnerados. Asimismo, estableció convenios con algunas organizaciones sindicales para prestar asesoría jurídica.
En consecuencia, la Vicaría vinculó su acción con la rearticulación de los movimientos sindicales y campesinos. Sus organizaciones habían sido clausuradas desde el arribo de los militares al poder, y muchos de sus miembros habían sido encarcelados, torturados o asesinados. Otro grupo numeroso fue hecho ‘desaparecer’. Por ello, el movimiento campesino y el sindical estaban seriamente debilitados a mediados de la década de 1970, y sus derechos habían sido modificados sin considerar sus opiniones. La Vicaría los ayudó a reorganizarse y aluchar por sus derechos pacíficamente, colaborando así en el aprendizaje democrático y ciudadano.






Departamento Zonas
El Departamento de Zonas desarrollaba y coordinaba el trabajo pastoral de la solidaridad que se realizaban en las distintas zonas pastorales de la Arquidiócesis de Santiago. En general se trataba de ayuda con criterios promocionales a los pobres y marginados de los sectores urbanos, gestionando programas de apoyo a la subsistencia (ollas comunes, comités de abastecimiento, comprando juntos, talleres artesanales, talleres poblacionales, huertos familiares, comedores infantiles y de ancianos), capacitación (organizaciones solidarias, mujeres pobladoras, jóvenes, animadores de organizaciones poblacionales, agentes pastorales, voluntariado de ancianos); recreación educativa (colonias urbanas, campamentos de verano, recreación educativa permanente); de servicio de la Vicaría de la Solidaridad a las zonas, y programas propios de cada zona (salud, casas para la comunidad, problemas de vivienda, renovación teológica pastoral, entre otros).







Comedores Infantiles Programa de Salud
Los comedores infantiles, inicialmente surgidos al alero del Comité  de Cooperación para la Paz en Chile en el invierno de 1975, fueron, junto con las bolsas de trabajo y grupos de voluntarias de salud, las primeras organizaciones que se levantaron casi espontáneamente para palear el hambre, la falta de trabajo y los problemas de salud.
Ocupando el espacio físico de una parroquia o capilla, acogieron a los niños de cada sector para darles almuerzo. Las encargadas de prepararlo fueron las madres de los mismos niños y voluntarias de las organizaciones eclesiales. Mientras que los productos con los que se cocinaba correspondían a donaciones, fundamentalmente de la Iglesia o de los eventos realizados por las distintas zonas para recaudar alimentos.








Talleres Solidarios
“Son los valores del pueblo, escritos en una tela de saco harinero”
Dentro de un período de inestabilidad social, ante una dominación abierta y fuerte que imposibilitaba el poder comunicar el sentimiento que generaba en la población el haber sido arrastrados a una situación de país violenta y no deseada, surgieron las arpilleras, al alero del Comité de Cooperación para la Paz en Chile.
Se había producido una herida muy profunda en el alma de los familiares de todo aquellos quienes habían sido detenidos, torturados o desaparecidos. Los funcionarios del Comité se sentían empequeñecidos frente a tanto dolor.
Se buscó entonces a una persona que conociera algunas técnicas del trabajo artesanal y se comenzaron a elaborar las arpilleras. Se hizo una reunión para proponer al grupo la idea. Se distribuyó papel y lápiz para que cada quien dibujara lo que sentía en ese momento. Los bosquejos fueron diferentes, sin embargo, el problema dibujado, el mismo.
Se dio entonces comienzo al trabajo de las arpilleras en agosto de 1975, sin que nadie siquiera imaginara las proyecciones que iba a tener.
Luego, las arpilleras comenzaron a legitimarse como soporte comunicativo, a pesar de la reticencia de sus autoras: “Nosotras las encontrábamos tan feas (…) ¡Si eran los problemas de nosotros! ¡Y los problemas de los pobres nunca han sido lindos!”.
En el lapso transcurrido entre el inicio del trabajo de las arpilleras y su traslado a la Vicaría de la Solidaridad, el grupo siguió creciendo. Las arpilleras fueron conocidas en el mundo entero. El terrible drama de los desaparecidos en Chile llegó a ser conocido y comprendido, gracias a la decisión y entereza de estas mujeres que lucharon y contaron su dolor.



Departamento Educación Solidaria
La Vicaría de la Solidad asumiendo el rol EDUCADOR que cumple su trabajo dada su misión de promoción y defensa de los derechos humanos, crea en 1983 el Departamento de Educación Solidaria (D.E.S.).
Este departamento tenía como tareas llevar a cabo programas de formación que contribuyeran a acrecentar la conciencia sobre la dignidad de la persona en la sociedad chilena, y colaborar con los demás departamentos de la Vicaría para que su quehacer se enmarcara y proyectara en una línea de educación para la solidaridad.
A través de su labor el DES buscaba contribuir a educar para la Paz Social, basada en relaciones veraces, justas, fraternas y liberadoras que fortalecieran el desarrollo pleno de la VIDA en la conciencia humana.


Departamento Coordinación Nacional
El Departamento de Coordinación Nacional relacionaba a la Vicaría de la Solidaridad con las oficinas sociales o de solidaridad –según la denominación que le hubiera dado el respectivo Obispo- de las distintas diócesis del país.


Departamento Revista Solidaridad y de Publicación
La Revista Solidaridad editó quincenalmente un total de 300 números entre mayo de 1976 y mayo de 1990, a las que se agregaron las denominadas Separatas de Solidaridad y Aprendamos en Solidaridad como números especiales. Sus trescientos números se constituyeron en un medio para conocer la verdad de lo que estaba ocurriendo en nuestro país, tanto a nivel nacional como internacional, dando a conocer los procesos que desarrollaban las organizaciones sociales de base como el movimiento sindical y otras expresiones de la vida popular, y en una memoria de la violación y defensa de los derechos Humanos durante la dictadura militar.
Importantes títulos y colecciones fueron editados por el Departamento de Publicaciones, destacándose especialmente los libros ¿Dónde Están?, constituido por una recopilación de fichas personales de detenidos desaparecidos entre los años 1973 y 1976; Delitos contra la Seguridad del Estado. Jurisprudencia; Delitos contra la Seguridad del Estado, Jurisprudencia Consejos de Guerra; Tumbas de Cristal, La Constitución Política de 1980 y las normas internacionales sobre derechos humanos; colección Reflexión, Formación, Estudios, Informes, Cuadernos Jurídicos, entre otros.




Otros Departamentos
El Departamento de Apoyo estaba a cargo de asistir a los distintos departamentos de la Vicaría; y el Departamento de Finanzas se encargaba de los asuntos administrativos. Dependientes directamente de la Secretaría Ejecutiva, estaban la Unidad de Personal y la Oficina de Relaciones Públicas.
En el desarrollo de su labor la Vicaría de la Solidaridad contó con fondos provenientes de Estados Unidos y Europa, principalmente del Consejo Mundial de Iglesias que realizó importantes aportes para sostener el trabajo de ayuda que se entendía una exigencia evangélica.








Avda. Ossa 479, La Reina - Metro Plaza Egaña
Teléfono: (56) 22 227 0760 / E-mail: funvisol@iglesia.cl /
secretariafunvisol@iglesia.cl / cedocfunvisol@iglesia.cl

Todos los derechos reservados. El material contenido en este sitio no podrá ser utilizado, reproducido, ni transmitido, en su totalidad o en parte, en forma alguna y ningún medio, ya sea electrónico o mecánico, incluidas fotocopias, la grabación o la utilización de cualquier sistema de almacenamiento y recuperación de información a menos que cuente con la autorización escrita de esta Fundación. Para solicitar autorización y cualquier aclaración escriba a funvisol@iglesia.cl