Usted está aquí

Aldo Marín, carne de cañon

Autor: 
Juan Cristóbal Guarello
Datos de publicación: 
Random House,2018

 

La historia dura muy pocos años, pensando en la perspectiva de los procesos históricos, y puede resumirse así: un joven chileno, oriundo de Vallenar donde se dedicaba a la venta de leche, adhiere con pasión al Gobierno de Salvador Allende, se traslada a Santiago donde participa en los grupos armados de izquierda  en su defensa; luego del Golpe de Estado, logra salir exiliado, recibe formación militar en Cuba y de ahí se traslada a Italia, donde, como miembro de uno de los innumerables grupos armados de izquierda de la época, participa en un atentado explosivo en Turín, donde muere destrozado por la bomba que llevaba consigo. Todo esto ocurre en menos de 25 años; entre el 27 de  julio de 1953 y el 4 de agosto de 1977.

Producto de una rigurosa investigación, el Guarello  nos lleva por las aventuras de este hombre joven, humilde, lleno de vida y de fuerza, el que es llevado por los vientos de la revolución social y de la violencia política, de todo signo, a la que cuesta encontrar el sentido. Es una obra atractiva y dura, que trasluce cierta ternura del autor hacia este personaje trágico así como también una mirada crítica hacia quienes irresponsablemente, a través de palabras a veces vacías y altisonantes, empujaron a muchos al sacrificio, a convertirse como Aldo, en “carne de cañón”.

“Durante toda la investigación me he preguntado si Aldo tenía algún otro destino posible”, se pregunta el autor y cita luego a Luis Oyarzún quien escribe, luego del triunfo de Allende en 1970, y de alguna manera responde a esta gran interrogante: “Son los jóvenes revolucionarios, que tienen el camino abierto a todas sus quimeras, ambiciones, ideales y disparates. Lo que pugnaba por emerger, siempre con triunfos o derrotas a medias, ha abierto hoy la brecha”