Usted está aquí

Artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Tipo: 

1,2,3,4,5 sombras perseguían a una mujer. Así que esa mujer, cansada, decidió pedir ayuda. “Toc, toc, toc”, tocó una puerta. Otra mujer, abrió la puerta, la hizo pasar, le dio un abrazo. Juntas, llamaron a la estrella que vivía en el cielo. Y la estrella alumbró, alumbró, alumbró tanto que las sombras se hicieron pequeñas, tanto que, asustadas, desaparecieron para siempre.

"1- En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país. 2- Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas"