Usted está aquí

Roberto Garretón, una vida dedicada a la defensa de los DDHH

Roberto Garretón Merino (Santiago, Chile, 12 de diciembre de 1941)

Abogado de la Universidad de Chile, juró como abogado en el año 1967, iniciando su vida laboral como funcionario público de la empresa EMOS. Inmediatamente después del Golpe Militar de 1973, se incorporó al equipo jurídico del Comité Pro Paz para asumir la tarea de defensa de los perseguidos ante los Consejos de Guerra. Luego de la disolución del Comité y la formación de la Vicaría de la Solidaridad el año 1976 pasó a formar parte del grupo de abogados de la nueva organización que incansablemente continuaron interponiendo recursos de amparo por cada uno de los detenidos desaparecidos y prisioneros políticos retenidos por la DINA. El año 1981 fue nombrado Jefe del Área Judicial y le correspondió interponer múltiples querellas frente a la nueva ola de represión y torturas encabezada por la Central Nacional de Inteligencia, sucesora de la DINA. También desde ese cargo lideró la importante labor de reunir y sistematizar información sobre la situación de los derechos humanos en Chile solicitada por lo diferentes grupos de trabajo de los organismos internacionales. Sin duda como consecuencia de esta labor, en septiembre de 1987, fue detenido por orden de la Primera Fiscalía Militar de Santiago por “supuestas ofensas a las Fuerzas Armadas”, usando como excusa un artículo publicado por el abogado en la Revista Mensaje sobre la situación de los derechos humanos en Chile durante el año 1986. Obtuvo la libertad condicional y luego fue sobreseído. Al regreso de la democracia en Chile, Roberto Garretón encabezó el nuevo departamento de derechos humanos de la Cancillería, cuya principal tarea fue integrar a Chile en todos los tratados de derechos humanos de los cuales se había marginado, ingresando con plenitud en el sistema interamericano de derechos humanos, al entrar en vigencia la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Chile. El prestigio de Garretón como abogado de derechos humanos traspasó las fronteras, siendo elegido Vicepresidente de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos y Vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Ha tenido una presencia ineludible desde la década del 90 en los debates relativos a la creación de mandatos sobre pueblos indígenas, derecho al desarrollo, libertad de expresión, independencia de jueces y abogados y otros. Su carrera como funcionario diplomático, que inició al dejar la Cancillería, lo llevó a ser elegido representante en Chile del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); representante para América Latina y el Caribe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos; integrante del Consejo Asesor del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Prevención del Genocidio y el año 2008 fue nombrado comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. En su rol de funcionario de Naciones Unidas debió asumir misiones especiales para reunir información sobre la situación de los derechos humanos en distintos países como Colombia, Perú, Paraguay, Uruguay, Indonesia (incluido Timor Oriental, durante la ocupación), México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Brasil, Argentina, Senegal, Ruanda, Uganda, Zaire (luego República Democrática del Congo), Etiopía, Filipinas, Sierra Leona, Chad, Togo, Malasia, Tailandia, Georgia, Italia, Marruecos, Túnez, Libia y otros. Asimismo, Roberto Garretón ha desarrollado una importante actividad como profesor en temas de derechos humanos, ha escrito diversas publicaciones sobre el tema y ha tenido una activa labor gremial en el Colegio de Abogados de Chile. En forma paralela continúo su labor como activista de derechos humanos en diversas instancias, teniendo una actuación destacada en la “Mesa de Diálogo de derechos humanos en Chile” , convocatoria del Gobierno de Chile para discutir con las Fuerzas Armadas sobre las violaciones de derechos humanos durante la dictadura. Son muchas las distinciones que ha recibido el abogado de derechos humanos: Premio Monseñor Leonidas Proaño, por la defensa de los Derechos Humanos otorgado por la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU), en 1989; Premio Ruth Pearce, otorgado por el Servicio Internacional de Derechos Humanos al diplomático más comprometido en la defensa de los derechos humanos en1993; Premio Palme Nationale des Droits de l’Homme, del Consejo Nacional de Derechos Humanos en Islam, Kinshasa, República Democrática del Congo, en 1999; Oficial de la Legión de Honor, distinción otorgada por el Gobierno de Francia (2003). Este año 2019, Garretón recibió la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile, otorgado a ex alumnos destacados de esta casa de estudios, ocasión que aprovechó el abogado para donar su biblioteca personal a esa casa de estudios. En esta ocasión, el abogado, recordó sus inicios unido a las organizaciones que lo vieron nacer, el Comité Pro Paz y la Vicaría de la Solidaridad, declarando “haber sido testigo de tanto sufrimiento en nuestro país, me impulsó a querer compartir y entregar todo lo que habíamos aprendido y desarrollado”.