Mireya Baltra: del quiosco al Ministerio del Trabajo